Hacia mucho que no me sentaba una tarde a escuchar a Avicii por completo. No es que fuese una práctica regular en mis días pero su música siempre me ayuda a conectar con un pasado inmediato que de pronto se siente lejano por la avalancha de cosas que hemos vivido en esta década que corre de 2010 hacia 2020. Aún parece que ayer fue cuando el stage manager de EDC Las Vegas me dejaba subir junto con un amigo al escenario para tomar unas fotos y hacer entrevistas rápidas a los artistas que estuvieran por ahí, donde dicho sea de paso, me topé con Avicii en solitario, quien sólo observaba como su colega Alesso hacia su primer show en ese festival. Tantas cosas han pasado desde que el término “EDM” se comenzó a acuñar a nivel mundial como algo que encasille más un género que una abreviación de Electronic Dance Music.

El año pasado, el sitio de Digital Music News usó las herramientas de Google Trends para explorar cuáles eran los géneros de música que más han crecido o disminuido con los años y el único que se mantenía a la alza es el famoso, “EDM”, que para fines científicos, ellos no sólo metieron a un vaso a Avicii, Swedish House Mafia, Alesso, Martin Garrix, Armin van Buuren y David Guetta, sino que hoy esa etiqueta ha englobado a todo tipo de artistas.

Aquí la tabla:

Dentro del servicio de streaming, Spotify también arrojó interesantes datos sobre la presencia de la música electrónica en el mundo y queda claro que los DJs siguen haciendo un gran esfuerzo por aparecer en lo más alto de las listas. No solo la famosa canción de Major Lazer, “Lean On”, fue la canción que más streamings ha conseguido, sino que artistas como Felix Jaehn, Kygo, Mark Ronson, Avicii y Robin Schulz se hicieron notar dentro de la plataforma al ser de lo que más se ha escuchado en el último año. Esto para que se den una idea, los coloca hombro a hombro con personalidades como Meghan Trainor, Ed Sheeran, The Weeknd (quien por cierto recién estrena canción con Daft Punk), Maroon 5 y el hombre del momento, Drake. 

En un ejercicio de ocio puro en mi Trino Estudio, rodeado de amigos que me pedían información sobre artistas de música electrónica, una vez llegamos a la maravillosa y obvia conclusión de cómo México sigue siendo uno de los países que más consume música a nivel global. De hecho, si ustedes buscan artistas como Tiësto, David Guetta, Daft Punk, Paul van Dyk, Gesaffelstein, Richie Hawtin, Dubfire, Don Diablo, entre tantos más, tienen al a Ciudad de México como número uno en sus escuchas. Háganlo con sus artistas favoritas y descubrirán que existe este número.

Hace poco Tomorrowland anunciaba que en 2017 harán algo al estilo Coachella, que consta en repetir por dos fines de semana su edición belga. Así pues, si el festival número uno de música electrónica a nivel mundial, se está dando este lujo, mismo que ya se dio el EDC en 2015, y que Ultra también ya hizo en 2013, ¿cómo es que algunos aseguran que el EDM ya va de salida? Tal vez el género como etiqueta que engloba el EDM, sonidos de big room, muy pegajosos, con vocales melosas, sí, pero está mutando hacia algo más tranquilo, más digerible, un lugar que se encontraba en lo conocido como, “underground”. No digo que ahora festivales como Movement en Detroit serán el nuevo Tomorrowland, pero comenzará a haber más respeto por los sonidos más oscuros, porque lo más lúcido, ya fue conocido. Una vez más, viviremos un ciclo, pero la famosa burbuja que narraban muchas personalidades, dista de estar por reventar, más bien, la superficie se ha vuelto más tensa y nutrida. 

La próxima vez que alguien les diga que la moda de la música electrónica está muerta, recuerden que desde el año 2000, eventos como Sensation ya convocaban a casi 35 mil personas sin necesidad de un Facebook, Twitter y un sinfín de aplicaciones que hoy usamos para estar al tanto de las cosas. Y esto, sólo pasa a ser un cambio generacional donde gente que hace 5 años tenía 13, hoy ya tiene la edad suficiente de comenzar a ir a muchos de los eventos que están ocurriendo alrededor del mundo. Eso sí, estos nuevos chicos, están más educados porque tuvieron más acceso a la información, a sitios de interés y videos. Ya no es el famoso YOLO escuincle que quiere sólo ir a enfiestar porque sí. Se trata de un joven más educado en oído electrónico.

¿Dudas o reflexiones? Estoy como @trinodj en Twitter.

Comment