¿Qué hace exactamente un DJ sobre el escenario?

En 2010, el grupo de los Black Eyed Peas había venido a México a dar una presentación al Estadio Azteca, que para que tengan una dimensión del lugar que les hablo, me refiero al estadio más grande que tenemos por acá. Cerca de 100 mil personas estuvieron cantando y brincando al ritmo de sus canciones, mismas que traían un toque más electrónico que nunca, pues minutos antes, David Guetta se había encargado de hacer el warm up de la fiesta que miles de mexicanos vivieron esa noche. Los promotores quedaron encantados con lo que sucedió y decidieron volver a traer a David Guetta a un show individual, pues qué mejor, el francés estaba en su mejor momento al romper las barreras del sonido comercial y posicionar la fórmula del electro por todo el mundo.

Cuando David Guetta subió al escenario en su primer concierto de estadio en México, tuve la oportunidad de ir acompañado de varios de mis amigos de la preparatoria, mismos que me conocían por ser un melómano de la música electrónica. Una de mis amigas se dirigió hacia mí minutos de haber comenzado su sesión este famoso DJ. Me hizo una gran pregunta, “Trino, ¿qué se supone que está haciendo David Guetta?, o sea, ¿sólo está poniendo canciones y dándole play o qué hace? No entiendo”, era lo que me decía con una profunda duda en sus ojos. Después de 10 minutos de explicarle que sí, en efecto, David Guetta sólo estaba poniendo música y mezclando en vivo, a ella le costaba trabajo entender cómo es que él hacía música. No estoy cuestionando todo esto como si David Guetta no es productor o DJ, que es algo que a muchos les encanta colgarse para desvirtuar su extensa carrera, porque SÍ mezcla, y SÍ produce. A todo esto, lo que más me dejaba en el aire es: la gente en verdad tiene una mala concepción de qué es lo que un DJ hace sobre el escenario porque nunca se le ha enseñado exactamente cómo es que son virtuosos.

La figura del DJ por años sólo había sido vista como la de un individuo con buen gusto musical, habilidades para manipular perillas y tornamesas, además de ser un gran amigo para que la fiesta cobre sentido. Quienes tengan un poco más de bagaje cultural, recordarán que por años al DJ se le tenía muy alejado de las pistas de baile, pues no era necesario tener que verlo junto al resto de la gente si lo importante era la fiesta, no el artista en turno. Esto hizo que la comunidad de DJs fuera hermética en el sentido de que sólo quienes tenían un verdadero interés por la manipulación de canciones a modo de mezcla, estuvieran presentes entre ellos. Es decir, los de su sangre se olfateaban y encontraban, pero jamás fue algo que de primera instancia captó la atención de la gente, con todo y que la gente, sabía que estaba ahí esa figura. De cierto modo, una suerte de velo imaginario los dividía de la colectividad pero los hacía omnipresentes a través del sentido auditivo, así que todo lo que los ojos no podían ver, los oídos lo sustituían para que el resto de los sentidos sintiera una profunda conexión. Esto fue justo lo que logró que al DJ lo empezaran a ver como alguien con gran inteligencia para manipular el ambiente y poco a poco se le fue reconociendo para que estuviera más presente a los ojos de la gente, aunque no fuera el centro de atención.

Existe todo este debate virtual sobre que hoy no se debe encasillar al DJ igual que al Productor. Les doy el visto bueno, pero me parece un tanto cansado tener que estar peleándonos en purismos, pues obliga a la gente a ser más docta y los dista del entendimiento de entonces, ¿el DJ qué es? Hoy vivimos la revolución intelectual más fuerte en cuanto al concepto del DJ per se.  

Cuando un DJ está sobre un escenario tan grande como puede ser, el de un Estadio Azteca, sí está tocando su música y también tocará otros temas que le gusten. No está forzado a ser 100% una presentación de solo su música, dado que la libertad creativa y de presentación es propia de ser un “juglar de los discos”, como se traduciría de manera literal el término Disc Jockey. Aunque hoy ya pocos utilizan ese formato de “disco”, sí hay una extensa variedad de temas que pueden elegir al almacenar su música dentro de una USB que es compatible con las tornamesas desde donde proyectan toda la energía al público. Así que, a pesar de que usted no lo crea, sepan que también los DJs son creadores de canciones y no sólo juegan a hacer la música. No estoy generalizando, pero sí estoy poniendo las cartas sobre la mesa para que sepan que hay de todo. Igual hay gente que sabe tocar muy bien la batería, la guitarra o el piano pero no necesariamente componen sus propios temas. Es algo similar, aunque requiere de diferente destreza, una que por cierto, “se ha vuelto muy fácil”, de aprender y hacer dado que la tecnología ha ayudado a que todo sea mucho más inmediato.

Los artistas son los que tocan el corazón del público, por su presencia, su presentación, su música y la atmósfera que presentan. Quien no genera eso, sólo puede ser considerado un intérprete que sabe mezclar bien, en cuanto a técnica pero no narrar una historia que toque las emociones de gente que está necesitada de explotar sus sensaciones en la pista de baile. 

La próxima vez que estén en un concierto, festival o club, donde les pregunten, “¿el DJ toca su música?”, sepan que sí, puede que lo haga, pero no siempre será algo 100% creado por él/ella. Y también, hay quienes nunca harán su propia música y llegan a la fama por caminos insólitos. Hay de todo.

Más reflexiones electrónicas en Twitter: @trinodj