Este fin de semana el Electric Daisy Carnival logró reunir a más de 180 mil personas bajo el ya conocido cielo eléctrico de Insomniac, bajo una lluvia interminable de fuegos artificiales, miles de luces y la energía de todos aquellos que comparten una misma pasión: la música electrónica.

La cuarta edición del EDC México nos trajo un sinfín de emociones gracias a los renovados y nuevos escenarios, a un escenario que sólo habíamos visto en Estados Unidos y a varias atracciones que hicieron la experiencia aún más perfecta.

Poder ver el Upside Down House tomando vida en México después de haberlo visto en Nocturnal Wonderland 2016 y observar el detalle con el que está construido mientras escuchábamos a Oly, Pinto, Adriana Lucia y más, pararte frente a Wasteland y dejarte llevar por el sonido de Atmozfears, Zomboy, Jessica Audifred y otros más mientras que te enamoras de la fábrica abandonada que simula ser el colorido escenario, pasar frente al imponente Kinetic Field donde podías ver a cualquier hora del día a cientos de personas levantando sus tótems, ondeando banderas y vibrando al ritmo de beats de headliners como Major Lazer, The Chainsmokers, Alesso, Martin Solveig, marshmello, entre otros, adentrarte en el Neon Garden para presenciar el legendario b2b de John Digweed y Sasha, escuchar a los talentos consagrados de la escena house y techno que hacían que los beats llegaran hasta al que se resistía a bailar o pasar entre el desfile de flores, mariposas y edecanes con disfraces dignos de algún tipo de premio convierten al EDC en más que sólo un festival de música, lo vuelven una experiencia que como amante del género, tienes que vivir.

En las 24 horas del EDC hubo de todo, además de encontrarte al fan #1 del edm, también te podías topar al que no salía de wasteland por su amor al hardstyle, además de música electrónica también escuchamos algunos minutos de moombahton y ritmos latinos mezclados en algunos sets, además de adultos y adolescentes había niños tan fanáticos como sus papás o hermanos, y además de baile, hubo una capilla para que los enamorados celebraran su boda, juegos mecánicos que te subían hasta la cima para ver el festival desde otra perspectiva, posibilidad de enviar postales y una zona que ofrecía descanso, cargar tu celular e internet a toda velocidad por parte de Infinitum, además de su increíble alberca de almohadas y zona de body paint.

Todo en esta edición del EDC se coordinó para que fuera único, incluso el clima fue perfecto. Organizadores, headliners y asistentes se unieron para lograr hacer una mezcla increíble que nos dejó una experiencia mágica y digna de recordar siempre.

Apenas terminó el festival y nosotros ya estamos esperando la próxima edición. Checa los mejores momentos capturados en foto y video aquí: #EDCenInfinitum  

Y no te pierdas el especial que tendremos en EMPO TV 🎥  este miércoles a las 10 pm a través de Facebook Live

Por: Natalia Gutiérrez

Comment